La primera de todas…

Lo que acostumbra ser la primera entrada en la gran mayoría de blogs es la presentación del blog. Sí, esa que lleva un pequeño texto diciendo quien es el autor, que es lo que escribe… Vamos, todo lo contrario a lo que va a ser esta entrada. ¿Por qué? Pues, sinceramente, porque en este blog voy a publicar lo que me apetezca en el momento que me apetezca. Y, sinceramente, no me apetece presentar un blog que sirve para publicar lo que me apetezca…

Realmente me apetecía publicar un pequeño texto que hice una bonita tarde de… ¿Marzo? Dios, debería pensar en fechar los manuscritos… Bueno, al lío, me apetecía publicar este texto que escribí mientras tomaba un café y… Mejor me callo y os dejo leer.

Sin título – 01

Escribo esto sentado en el bar, tomándome un café con leche mientras observo por la ventana como las primeras abejas acechan tímidamente las pocas flores que se encuentran en el pequeño fragmento de jardín de la terraza del bar. En mi móvil suena Parov Stelar mas para no escuchar la radio que suena que para inspirarme. Delante mío, un grupo de compañeras repasa el contenido del próximo examen que tienen. Me hacen recordar que en 15 min tengo que ir a clase de contabilidad.

Y todo esto para explicar nada del título del artículo. Y, a su vez, explicarlo todo. Siempre expreso la primera idea en el título. Siempre desarrollo a partir de él. Un proceso sencillo: Sé de qué quiero hablar, escribo el título y desarrollo el texto. Y si hay tiempo, dejo madurar el texto tanto como sea posible.

Pero no siempre que tengo ganas de escribir tengo un tema listo ahí para que lo tome prestado. Y no siempre tengo un título listo para que lo desarrolle.

Pero las palabras del texto están ahí, y no paran de fluir. Da igual si hablo de mucho o de nada, da igual si el café se enfría mientras escribo, da igual que el tiempo corra mientras escribo.

Todo eso da igual, pues estoy escribiendo, y eso es lo que me importa en este momento exacto. La mano se mueve rápida, la tinta fluye del boli con facilidad, las ideas se plasman en el papel con cola de contacto.

Y cuando miro lo que acabo de escribir, sin idea aparente, sin contenido para muchos y sin significado para tantos otros, no puedo dejar de pensar en el título que le puse hace 20 minutos como su definitivo.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: