El Pago Social y las compras online.

Hace relativamente poco, a principios de mes, la empresa de ropa Onepiece -aunque algunos deseábamos que fuese la serie japonesa…- mostró su nuevo concepto de pago en redes sociales: El pago social. Descuentos por anunciar en tus redes sociales la compra realizada, llegando incluso a valores de pagar 0€.

El pago social se entiende como el pago por productos efectuados en formato digital mediante comentarios en el perfil propio del comprador de las redes sociales de este. Es decir, y simplificando este concepto, pagar un producto mediante publicaciones en las redes sociales.

Cabe destacar que, aun siendo seguramente de las pioneras en aplicar el pago social a productos físicos, no es la primera empresa en efectuar este tipo de pagos. Productos como pueden ser recursos para programas de edición o libros y novelas en formato digital se pueden adquirir fácilmente mediante el uso de este tipo de pago.

Páginas como Lektu.com son un ejemplo de ello. En esta web, además de encontrar las modalidades más clásicas como el pago fijo o el pay what you want (paga lo que quieras), encontramos obras en formato Pago social. Un sencillo click sirve para adquirir obras como El asesino de árboles del webcomic El vosque o Exégesis de Alejo Cuervo.

Aún así, no dejan de tratarse de productos digitales, mientras que Onepiece vende productos físicos. Al atravesar la frontera de lo digital, llegamos al dilema de cómo cuantificar el pago social para que sea rentable para la empresa. En este caso, la empresa usa una ratio de seguidores para calcular el descuento (500 seguidores equivalen a 1$). Este tipo de cuantificación es el más sencillo y fácil, pero no por ello sería el único.

Si bien es cierto que este método beneficia a los grandes influencers de las redes sociales, ratios de Favs/Seguidores combinadas con la cantidad de seguidores podría dar un mejor cálculo del impacto que este pago social genera para la empresa y, por tanto, un cálculo más favorable a la empresa. Eso sí, iría en contra del usuario (pues debe cumplir requisitos más complejos) y de la empresa (que tardaría más en calcular el descuento en cada usuario).

El paso dado por esta empresa puede resultar el inicio de una nueva ola de cambios en la compra online, pero la ola quizás tarde en llegar a la costa. Puede que el paso dado por Onepiece sea revolucionario, y muchos lo tildarán de locura. Pero el futuro es incierto y el mercado digital creciente, y es lícito pensar que las formas de pago del producto digital traspasen las barreras y lleguen al producto físico. El tiempo pues, dictará sentencia sobre esto.


Aprovecho estas líneas finales para agradecer a Outconsumer el citar esta campaña de Onepiece, principal incitadora de esta entrada; y para informar que en pocos días publicaré otra entrada explicando varios incumplimientos cometidos por un servidor a la hora de publicar en fechas pactadas.

Anuncios
Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: